viernes, 9 de enero de 2015

Exposición ocular a cáusticos

La exposición ocular a cáusticos es una situación excepcional en pediatría. Independientemente de la sustancia implicada, en el Servicio de Urgencias (o en el primer punto de atención al niño) debe realizarse una inmediata descontaminación ocular. Con ello conseguiremos diluir el agente lesivo y retirarlo, así como retirar cualquier otro cuerpo extraño presente.
Se realizará un lavado abundante con agua, suero salino fisiológico o Ringer lactato. Las dos últimas soluciones son preferibles, en teoría, por ser isotónicas, pero en ningún caso debe retrasarse la descontaminación por no tenerlas disponibles.

Algunas sustancias lesivas se benefician de la irrigación con soluciones específicas (soluciones isotónicas de cloruro de magnesio en caso de exposición a ácido fluorhídrico, y soluciones de polietilenglicol de bajo peso molecular en exposiciones a fenol), pero no existe ninguna situación en la que la irrigación con soluciones acuosas esté contraindicada

0 comentarios:

Publicar un comentario